¿QUE ES EL MINDFULNESS?

MINDFULNESS ES un especial tipo de atención: la Atención plena al momento presente, siendo consciente y aceptando sin juzgar lo que nos está pasando. Se caracteriza por una actitud abierta, compasiva, amable y respetuosa primero de todo hacia nosotros mismos, y también hacia lo que nos rodea. La atención que se practica con el Mindfulness es intencional y acompaña en la autorregulación consciente de lo que pasa dentro y fuera del individuo momento a momento, en la observación paciente, sin crítica y compasiva de uno mismo y en la capacidad de reconocer nuestros pensamientos sin identificarse con ellos.

NO ES necesariamente poner la mente en blanco o relajación, ya que esto es uno de los efecto benéficos y saludables de su práctica, sin ser su objetivo. No es necesariamente controlar los pensamientos, más bien se trata de reconocerlos y aceptarlos sin juzgar. De la misma manera, no se trata dejar de sentir, sino por lo contrario de ser consciente de lo que estamos sintiendo, nos guste o no. No es una religión, ni es necesario sentarse con las piernas cruzadas, aunque puede tener sus beneficios hacerlo. No requiere mucho tiempo, pero si práctica, paciencia e insistencia. No es complicada y nunca se pierde ni se fracasa en su práctica; No es tener una actitud demasiado optimista ni resignada, ni es aceptar lo inaceptable, sino decidir qué hacer con lo que nos pasa una vez que estamos conscientes de él.

Vivir con Mindfulness significa estar plenamente atentos al momento presente cultivando el poder del observador neutral:

  • Sin juzgar
  • Sin negar
  • Sin evitar
  • Sin retener o apegarse
  • Sin querer cambiar nada
  • aceptando lo que Es.

Vivir con Mindfulness nos permite salir de círculos viciosos y entrar en círculos virtuosos, reconocer los pensamientos cuando surgen sin dejarse llevar por ellos y ser conscientes de que estamos pensando. Esto nos permite controlar las espirales de pensamientos, emociones y sentimientos negativos en las que en muchas ocasiones caemos sin darnos cuenta. Al controlar y reconocer el principio de esta reacción desde su comienzo tendremos una herramienta poderosa para mejorar sensiblemente nuestro bienestar.

Estar plenamente atentos a lo que nos pasa, permite detectar en origen los elementos que forman parte de experiencias emotivas que pueden dañarnos: pensamientos, sensaciones corporales, impulsos, sentimientos, y nos ayudará a vivir con actitud compasiva hacía nosotros mismo y los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.