EL PUENTE DEL ARCOIRIS

¿Qué son los Chakras?

El sistema de los Chakras asienta sus raíces milenarias en la cultura védica de la India. Según estas tradiciones, corroboradas en los tiempos modernos por la física cuántica, nuestro sistema, y todo lo que nos rodea, es energía que crea un constante flujo de intercambio de informaciones.

Según estas tradiciones, en el hombre existen siete Chakras fundamentales, que forman la anatomía energética y que se encuentran en el cuerpo sutil, relacionandose con específicos órganos y glándulas hormonales. El cuerpo sutil es el cuerpo psiquico no material que se sovrapone a nuestro cuerpo fisico y que se puede medir mediante campos electromagneticos.

 

En sanscrito la palabra Chakra significa rueda, y así es como podemos imaginárnoslos: como vórtices energéticos que atraviesan el cuerpo y que distribuyen la energía en el cuerpo.

Podemos imaginar que la energía que nos rodea es como la electricidad, y que el sistema energético del cuerpo humano es la red eléctrica en nuestro hogar. En la paredes de nuestra casa tenemos cables que hacen llegar la electricidad a las habitaciones, tal y como en nuestro cuerpo tenemos cables, llamados Nadis, que hacen llegar la energía en todo el cuerpo. Los Chakras son como los enchufes que hay en cada habitación que nos sirven para conectar con la red eléctrica general.Para que los órganos sean bien alimentados a través de los Chakras, la energía debe fluir libremente: el funcionamiento incorrecto de un Chakra puede ayudarnos para entender y sanar tantos malestares físicos cuanto emocionales.

 

Los Chakras son centros de actividad que sirven para recibir, asimilar y transmitir la energía vital universal. Constituyen una red que coordina nuestro sistema mente-cuerpo-energía, y tienen distintas correspondencias a diferentes niveles que iremos profundizando en cada uno de ellos.

 

 

Cómo funcionan los Chakras

Los Chakras representan el punto de interescción entre cuerpo y mente y permiten el intercambio de información entre estas dos dimensiones. La interacción entre cuerpo y mente, a su vez, actúa en nuestras actividades y relaciones externas, con el mundo y los demás.

Para hacer un ejemplo clarificador, la experiencia emotiva del miedo, relacionada al primer Chakra, actúa en nuestro cuerpo en distintas maneras: las manos nos tiemblan, el corazón late más rápido, tenemos el estomago encojido, etc. Estas características físicas traicionan la falta de confianza al gestionar nuestras relación con el mundo externo, y llevan a los demás a tratarnos de forma desconfiada a su vez, alimentando nuestro miedo. Este miedo puede tener sus raíces en experiencias pasadas y trabajar con el primer Chakra puede ayudarnos a sanar esta energía estancada y solucionar esquemas limitantes relacionados al cuerpo o a la mente.

A nivel físico, los Chakras se corresponden a los ganglios nerviosos principales y a las glándulas endocrinas. Son programas energéticos que influyen en nuestro comportamiento y acción en el mundo: cada uno puede ser considerado un programa que gestiona diferentes elementos de nuestra vida, dese la supervivencia al comportamiento sexual, a nuestra manera de pensar y sentir.

Los Chakras transmiten la energía desde el centro del cuerpo y asimilan la energía que desde el exterior penetra en nuestro interior. Según cómo funcionan, pueden ser abiertos, cerrados, con energía en exceso o en defecto, afectando de forma distinta nuestro sistema. La calidad y la cantidad de energía que tenemos en determinados aspectos, tiene a que ver con el funcionamiento del Chakra relacionado. Por ejemplo, una persona con el tercer Chakra muy cerrado tendría mucho miedo en dar una charla en público, mientras que otra con un funcionamiento más equilibrado estaría más a gusto, como una persona que tiene el Chakra de la garganta en exceso puede hablar demasiado sin escuchar, mientras que otra estaría en dificultad en hablar de cualquier cosa al tenerlo carente.

En la mente, los Chakras representan esquemas de consciencia, sistemas de pensamientos gracias a los cuales experimentamos y creamos nuestro mundo personal. En este sentidos, son verdaderos programas que pueden gestionar nuestras vidas. A veces, puede que permanezcamos bloqueados en alguno de estos programas, entrando en rutinas y patrones repetitivos.

La columna principal de los Chakras está atravesada por dos corrientes, una ascendente y una descendente. La primera es la corriente de liberación, la segunda de manifestación. La corriente de liberación nos hace salir de los límites del piano material y nos conecta con los planos más expansivos y globales de la consciencia, la de manifestación permite a los estados de consciencia más elevados hacerse terrenales.

Todos los Chakras tienen su función específica, y para alcanzar un estado equilibrado es importante que todos trabajen de forma abierta y sincrónica, manteniendo constante el flujo de información entre ellos, de manera que la energía pueda fluir libremente.

El curso “El puente del Arcoiris” te permitirá conocer este sistema y manejarlo a través de terapias complementarias, para poderlo cuidar y sanar, con gran provecho para tu bienestar integral.

 

 

AlaRaíz – Herramientas para ser feliz

www.alaraiz.com

 

Leave a Reply